miércoles, abril 19, 2017




  1° DE MAYO

Tomás Oropeza B.

El próximo 1° de mayo se cumplirán 131 años de la lucha de los trabajadores norteamericanos por la reducción de la jornada laboral de 18 horas a ocho. Conquista que fue alcanzada a costa de una dura lucha de clases que costó la vida a los Mártires de Chicago,  y cárcel a muchos más hasta conquistar esa meta. Ocho horas de trabajo, 8 horas para recrearse y 8 horas para dormir.
Sin embargo esa  conquista  muy pronto fue anulada  por el capital, que mediante la intensificación de los ritmos fabriles consiguió una mayor productividad y explotación del trabajo.
Pero no conforme con esto, los capitalistas -desde hace cuando menos tres décadas con el establecimiento del modelo neoliberal en casi todo el planeta- llevan a cabo una ofensiva generalizada para anular las conquistas logradas por décadas de lucha proletaria y despojar a los pueblos de bienes y servicios de carácter colectivo como el agua, los bosques, lagos, ríos, sistemas de salud públicos y la educación.

Para la burguesía mundial y sus gobiernos el enemigo a vencer son las organizaciones que les permiten a los  trabajadores enfrentar la explotación de sus patrones para vender mejor su fuerza de trabajo y lograr mejorar su situación dentro de la fábrica y en sus barrios, así como en el conjunto de la sociedad, como los sindicatos, las coaliciones y partidos obreros.
En México los sindicatos casi desde su nacimiento fueron corporativizados por el Estado, mediante la corrupción y el gansterismo de los líderes charros. Pero no conforme con ese control el gobierno ha llevado a cabo reformas laborales, como lo hizo Enrique Peña Nieto  con apoyo de los partidos de la burguesía (PRI, PAN y PRD) para dificultar la organización de sindicatos democráticos,  los Contratos Colectivos  y el ejercicio de la huelga.

La burguesía  ha logrado anular la jornada de 8 horas, pues debido a los bajos salarios los trabajadores tienen que buscar otras ocupaciones para lograr un ingreso mayor. O hacer que además del padre o la madre de la familia obrera trabaje otro miembro. Hoy casi no existen los empleos estables, bien pagados y con prestaciones. La inmensa mayoría de los trabajadores, incluyendo los profesores universitarios, ganan salarios de miseria y su empleo es temporal. Así pasa con el 75 por ciento de los docentes de la universidad más importante del país, la UNAM.

A los profesores de educación básica les han arrebatado la seguridad y estabilidad laboral mediante la (contra) reforma educativa que los somete a absurdas evaluaciones periódicas, que en caso de ser reprobadas se castigan hasta con el despido. Otra grave consecuencia de dicha reforma es la privatización de la educación.

Peña Nieto presume de que en los casi cinco años de su nefasta administración se han creado 2.7 millones de empleos, omitiendo que cada años se necesita generar cuando menos 3 millones de plazas para ocupar a los jóvenes en edad de trabajar, por lo que se tendrán que haber generado al menos 15 millones de nuevos empleos.

Los bajos salarios son una calamidad que padecen los trabajadores de todo el mundo, pero en México la situación es ya insoportable y por eso millones emigran a Estados Unidos en pos de mejores ingresos.  Pues mientras que aquí el salario mínimo es de 80 pesos al día, en aquél  país, un obrero gana 7.25 (140 pesos) por hora.

La miseria del pueblo mexicano ha crecido. Hoy son más de 56 millones los que viven en una miseria que se ha agudizado con el aumento en el precio de las gasolinas, diésel, gas y electricidad, que ha repercutido elevando los precios de los alimentos, el calzado, la ropa y las tarifas del transporte público.

En tanto la clase capitalista se ha vuelto más rica gracias al sistema económico actual y al capitalismo salvaje, donde el Estado interviene en la economía sólo para apoyar su dominio. Tal como ocurre en México, donde el gobierno ejerce la dictadura del capital.
Por ello este 1° de Mayo los trabajadores,  debemos salir a las calles y levantar nuestras demandas:  
Trabajo seguro y aumento de salarios para todos. Educación pública, laica, científica y gratuita en todos los niveles para el pueblo.  Mejores sistemas de salud pública y gratuita. Garantizar las pensiones a los jubilados. Revertir las reformas estructurales laboral, educativa y energética principalmente.
Una reforma fiscal progresiva que grave las ganancias de las grandes corporaciones (que paguen más los más ricos). Por un comercio justo con todos los países del mundo y retirarnos del TLC. Regreso del ejército a los cuarteles. Legalización de la marihuana. Presentación inmediata de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos. Libertad para todos los presos políticos. Renuncia de Peña Nieto.
Castigo a los funcionarios públicos responsables de delitos de peculado, enriquecimiento ilícito, asesinatos, desapariciones, etc. y confiscación de todos sus bienes.
Castigo para los autores intelectuales y materiales de los asesinatos de periodistas.
Estas son demandas que vemos en las pancartas y mantas en las manifestaciones de diversos sectores en la capital del país, pero faltan las demandas de los campesinos y pueblos originarios que no cejan en su lucha contra los megaproyectos capitalistas y depredadores, como la minería a cielo abierto, las represas, autopistas, proyectos de energía eólica y explotación petrolera.

martes, marzo 28, 2017


               

Resultado de imagen para cartones sobre reforma educativa 2017 la jornada
Situación de la Escuela Pública en México
Nelly Moro
Hace unos das el presidente Enrique Peña Nieto y el titular de la Secretaria de Educación Pública anunciaron con bombo y platillo la nueva Reforma Educativa, que supuestamente es en una mejora al sistema educativo en México, para que los niños y jóvenes mexicanos esten mejor preparados para enfrentar el mercado laboral. Cabe mencionar que esta reforma es impuesta por organismos internacionales, como el BM la OCDE y el FMI. No es un traje hecho a la medida de las necesidades de los niños mexicanos, sino impuesto por otras naciones, para educar no niños pensantes, críticos y analíticos, sino simples obreros que sepan lo básico para encontrar un empleo precario y mal pagado en alguna empresa transnacional.
Como muchas otras cosas esto solo es una cortina de humo, que no arreglara los problemas de fondo en la educación pública, y aunque la reforma fuera muy progresista, lo cierto es que las condiciones físicas de las escuelas  públicas son muy precarias, de que sirve tener una reforma educativa de punta, suponiendo que lo sea,  cuando en las escuelas no hay materiales didácticos y las condiciones materiales  optimas  para los niños.
Muchas escuelas públicas sufren de estas condiciones, la SEP dice que no hay recursos para las escuelas por la que no manda, ni un centavo para la compra de material y el mantenimiento de las instalaciones escolares, y no son meses, sino hasta años de que las escuelas públicas no reciben recursos.
Muchas escuelas sobreviven de las aportaciones voluntarias de los padres de familia,  y la búsqueda de las mesas directivas de apoyos de  partidos políticos que ávidos de votantes aportan “apoyos” a las escuelas como material didáctico e inmobiliario , o de empresas "filantrópicas" que buscan como evitar el pago de impuestos dando pequeñas limosnas a las escuelas.
Al inicio de los cursos escolares entre los útiles escolares siempre se incluye papel de baño, jabón para las manos, detergente, limpiador, cloro, etc, pues los trabajadores de intendencia no tienen para limpiar la escuela, la mayoría del inmobiliario de los sanitarios esta arruinado, descompuesto, no hay agua en las escuelas para la limpieza de los sanitarios,  no hay pintura para los bancos, en fin una serie de desperfectos que los maestros y los padres de familia deben de resolver con sus propios recursos económicos, de tiempo y esfuerzo para que los niños inicien clases de la mejor forma posible.
Y que decir que los maestros no cuentan con pizarrones en buen estado, no hay papelería, nunca sirve la copiadora,  no hay libros en la biblioteca, los equipos de computo están descompuestos, están obsoletos,  el internet es lento y disfuncional, los niños se sientan en sillas viejas, rotas, el maestro de educación física no tiene pelotas, ni cuerdas,  ni material básico para dar una buena clase de educación.  Y casi no hay personal le limpieza por lo que al menos una vez al mes los papás acuden a limpiar la escuela, con sus propios recursos y materiales de limpieza.
Es evidente que estas condiciones impiden que los niños tengan una educación optima y que los maestros se dedique a dar sus clases  en vez de estar pensando en como conseguir recursos a través de colectas, kermes, venta de productos, cuotas.  Y como cada año siempre es la típica junta de padres de familia y maestros con la kilométrica lista de lo que hace falta en la escuelita y de como se va a conseguir.
Los maestros y padres de familia pueden meter oficios por aquí y por allá, a nivel local, estatal, federal para exigir los recursos que se deberían mandar a las escuelas para el mantenimiento, pero la misma respuesta es siempre: ¡No hay recursos!, hay recortes, entiendan la situación del país, es que hay deuda, déficit, etc,
Es triste la condición en la que estudian la gran mayoría de los niños mexicanos, pues es de recordar que la gran mayoría estudia en escuelas públicas.  Y es obsceno ver como diputados, senadores, partidos políticos, y todo el aparato gubernamental en general se sirve con la cuchara grande de los recursos públicos, mientras las escuelas están en la ruina.  Es por ello que anunciar la nueva gran Reforma Educativa que presuntamente transformara la educación en México es una burla  y una ofensa a los niños, padres de familia y maestros que día a día buscan con mucho esfuerzo como mantener  su escuelita funcionado.