jueves, septiembre 22, 2016




45 MESES DE FRACASOS Y REPRESION

Tomás Oropeza B.

A cuatro años del fallido gobierno de Enrique Peña Nieto el país atraviesa un verdadero desastre económico, social y político. Devaluación del peso ante el dólar que ya rebasó los 20 pesos. En breve, aumentos en los precios de alimentos, maquinaria, electrodomésticos, equipos de computación, medicamentos, servicios, gasolina, gas y electricidad que México le compra a Estados Unidos, provocará una inflación incontrolable y la pulverización del poder adquisitivo de los magros salarios de los trabajadores y mayor penuria en el enorme sector de los precarizados y desempleados.

El crecimiento de la deuda pública con la banca internacional que a finales de este año equivaldrá al 52 por ciento del PIB (según el FMI) y el recorte al presupuesto de 2017 por 175 mil millones de pesos, para pagar los intereses de esa deuda, que realmente es impagable, provocará el despido de decenas de miles de burócratas que prestan sus servicios en las secretarías de Salud, SEP y Sagarpa y efectos en cadena en toda la economía mexicana por el crecimiento del desempleo.

A estas calamidades todavía habrá que agregar las consecuencias que tendría un aumento en la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, la continuación de la recesión en la economía gringa, nuevas bajas en los precios del petróleo y una mayor agresividad del gobierno norteamericano contra los millones de mexicanos que trabajan al otro lado del Río Bravo (gane quien gane la presidencia en noviembre).

Todo esto que en buena medida es consecuencia de las decisiones tomadas por el gobierno de Peña Nieto, para complacer a los capitalistas mexicanos y extranjeros, siguiendo las directrices de los organismos del capital financiero transnacional (FMI, BM, OCDE), provocará mayor desempleo, pobreza, menores salarios, enfermedades, sufrimiento e ignorancia para la mayoría que no provocamos esta crisis agudizada, pero que la tendremos que pagar, a menos que nos organicemos y demos la lucha para que los empresarios paguen los platos que han roto.

Queda claro que las reformas estructurales aprobadas por la despreciable alianza del PRI, PAN, PRD y PV, en acatamiento a las órdenes de los organismos mencionados, muy lejos de reactivar la economía nacional, como se aseguraba, tienen por finalidad despojar al pueblo mexicano de derechos y bienes colectivos (de la Nación) como el petróleo, electricidad, minerales, educación, salud, agua, biodiversidad, etc. para expandir intensivamente el funcionamiento del capitalismo, proporcionándole nuevos nichos de explotación y posibilidades para incrementar sus ganancias.

En cuanto a la situación social y política, tenemos un país crispado, donde las movilizaciones del magisterio organizado en la CNTE demandando la abrogación de la mal llamada reforma educativa, se ha replegado para reorganizar otra etapa de lucha. Los trabajadores de la educación no se han rendido, lograron con el paro realizado en varias entidades durante cuatro meses, decenas de manifestaciones, bloqueos carreteros y de centros comerciales, etc. evidenciar la cerrazón y nula capacidad política del gobierno peñista para dialogar y resolver los problemas educativos y sociales tomando en cuenta a los profesores, quienes ampliaron el apoyo popular para su lucha en contra de la reforma laboral que intenta arrebatarles la estabilidad y privatizar la educación pública para convertirla en un negocio en manos de los empresarios.
La obsesión de Peña Nieto por derrotar a los profesores llegó al extremo de reprimir el 19 de junio, con disparos y gases arrojados desde helicópteros al pueblo de Noxichtlán, Oaxaca, donde la Policía Federal se lanzó contra pobladores, niños y mujeres que apoyaban a los maestros con un saldo de diez muertos y decenas de heridos.
Y muy relacionado con esto tenemos que a 2 años de la masacre cometida la noche del 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, contra pobladores y estudiantes normalistas, así como la desaparición forzada de 43 alumnos de la Normal rural de Ayotzinapa, las investigaciones de la PGR no han avanzado un ápice, porque esa institución se ha dedicado a encubrir a los autores intelectuales y materiales de esos hechos que han sido calificados como un crimen de Estado.

A esto habrá que añadir que la violencia delincuencial y gubernamental cobra víctimas todos los días. Y a los 28 mil desaparecidos se van sumando más cada semana, igual que al de la escalofriante cifra de 78 mil 109 ejecutados en los 45 meses del gobierno de EPN reportadas por el semanario Z de Tijuana.
México no debe seguir en manos de un presidente creado por Televisa y el Grupo Atlacomulco. La marcha del pasado 15 de septiembre exigiendo su renuncia, es una de tantas demostraciones de repudio popular contra un gobierno que reiteradamente ha fracasado y llevado al país a una crisis sin precedente que el gobierno agudizara con las medidas que esta implementando.


domingo, agosto 28, 2016

EL MAGISTERIO REBELDE NO SE RINDE


Resultado de imagen para maestros en lucha mexico

Tomás Oropeza B.
 
A tres meses y medio de iniciado el paro magisterial, el pasado Día del Maestro, en demanda de la abrogación de la falsa reforma educativa, el gobierno de Enrique Peña Nieto sigue repitiendo que no se modificará una sola coma de su “principal reforma estructural”, porque -asegura- de ella depende el “futuro exitoso de México”.


Decenas de manifestaciones, bloqueos de carreteras, toma de complejos comerciales transnacionales en Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, además de movilizaciones y paros magisteriales en Monterrey, NL; Sinaloa, Tabasco y la Ciudad de México, Baja California y Cd. Juárez  no habían logrado que el gobierno se sentara a escuchar a los representantes magisteriales. Fue la crisis política generada por la matanza de Nochixtlán, Oaxaca, el pasado 19 de junio cuando la Policía Federal y la Gendarmería incursionaron contra esa población para sembrar el terror indiscriminadamente y escarmentar a quienes  apoyaban y apoyan a los maestros en lucha. Crimen de Estado que permanece impune, como la matanza de Iguala y la desaparición de los 43 hace 23 meses.

Sobre la sangre de los asesinados y heridos en Nochixtlán se establecieron las tres mesas de negociación instaladas en la Secretaría de Gobernación para “dialogar” sobre los temas de   Educación, Social y Política (13, 19 y 21 de julio) con las que se implementó una maniobra de control de daños y aparentar condescendencia ante el reclamo de los profesores que defienden sus derechos laborales y la educación pública laica y gratuita.
 
Muy muy pronto resultó evidente que se trataba de “mesas platicadoras”, como las denominaron los miembros de la Comisión Nacional Negociadora de la CNTE, porque mientras ahí buscaban avanzar en la solución del conflicto el titular de la SEP, Aurelio Nuño y Peña Nieto, negaban cualquier posibilidad de una modificación. En tanto los profesores exigían y siguen demandando con toda razón la ABROGACIÓN del mamotreto elaborado por el FMI y la OCDE para hacer del derecho a la educación un servicio por el que hay que pagar.
Como en otros conflictos sociales el gobierno ha implementado una estrategia de simular que quiere resolver por la vía del diálogo, para distraer y engatusar a los líderes y engañar a la opinión pública mientras en realidad prepara la represión en sus múltiples variantes.
 
Desgastar, engañar, cooptar, amenazar. corromper, encarcelar, golpear, desaparecer, dividir a los movimientos. Campañas intensas de desprestigio y criminalización de los movimientos y sus dirigentes para aislarlos y restarles apoyo de una población envenenada ideológicamente por la televisión, la radio y la prensa mercenaria, es lo que el gobierno de la burguesía hizo contra los estudiantes en la huelga del CGH en 1999; contra la lucha electricista del SME y ahora contra docentes.  Pero a pesar de su poderío económico el Estado y los empresarios de la Coparmex, Concanaco, Mexicanos Primero, etc. no han logrado doblegar a la CNTE.

Hay que anotar que en los conflictos estallados desde 1994 el gobierno no ha logrado victorias contundentes, pues en Chiapas los autogobiernos de las comunidades indígenas zapatistas siguen resistiendo; en la huelga de 1999-2000 por una UNAM pública y gratuita el movimiento del CGH venció a pesar de la toma policíaca de la Universidad; el SME sigue existiendo a pesar de sus contradicciones internas; el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra continúa en pie de lucha contra la construcción del aeropuerto internacional de la CDMX.
 
Hoy,  cuando el fracasado gobierno de Peña Nieto anuncia un nuevo recorte para el 2017 (de 300 mil millones de pesos),  el aumento en las tarifas eléctricas y el precio de la gasolina; de que la calificadora Standars & Poor’s (S&P) señala que la deuda neta del gobierno equivale al 42 % del PIB colocando a México en riesgo de caer en la insolvencia;  en que los empresarios se han llevado al extranjero 71 mil  900 millones de dólares (el equivalente al 81 % de la deuda externa) como muestra de desconfianza con el gobierno que dice estar moviendo a México y la pobreza y el desempleo aumentan sin cesar por la crisis económica, al punto en que hasta el Banco de México admite que han caído el consumo y la inversión, reprimir a los maestros rebeldes sería arrojar gasolina al fuego de la indignación popular y provocar un estallido social.













i